lunes, 18 de julio de 2016

En modo novela (31) - Final y una confesión



Mi tiempo de escritura, como ya habréis comprobado los más fieles seguidores de esta bitácora, anda ocupado casi en su totalidad por esa novela a la que pondré el punto final antes de que se vayan los calores.

Voy a aprovechar también este cierre de ciclo para reciclarme yo mismo y hacer algunos cambios en mi alter ego internauta. Para ser sincero, todavía no sé con exactitud lo que resultará, pero aquellos que sigáis pagando vuestra factura telefónica o pirateando el wi-fi al vecino os vais a enterar seguro. Mientras tanto, me tenéis disponible paseando por las aceras de Facebook, donde me seguiré dejando ver y, cuando toque, os mantendré informados de mis avances, retrocesos, eventos y tejemanejes literarios.

Como despedida de esta etapa, os dejo algunas fotos más a modo de “álbum de boda” (para los clásicos) o “mosaico temático” (para los modelnos) de mi último periplo novelero.

Y sí, una confesión. O media: no tengo más remedio que reconocer que os he engañado un poquito. Despistado, más que engañado, que suena feo. No fue intencionado. Hace unos meses sucedió algo que provocó a su vez un giro inesperado, del cual sabréis todos los detalles cuando la novela haya encontrado un pretendiente digno de sus virtudes y esté preparada para su viaje a la imprenta.

Nos vemos ya mismo.







2 comentarios:

colifata por el mundo dijo...

¿Y este misterio?...:o

El último peatón dijo...

Es para animar las vacaciones... Pronto se sabrá ;)