martes, 29 de diciembre de 2015

En modo novela (24) - Fin de año


 
Primer año de trabajo completado, y parece que fuera hace un rato cuando desde los glaciares de la Patagonia os anunciaba el comienzo de la faena.
 
Estoy disfrutando de veras con la escritura de esta novela, pero al mismo tiempo tengo la sensación de que cuanto más produzco, en vez acercarme al final, lo que provoco es que crezca el conjunto, que es casi lo mismo que decir que el final sigue estando en el mismo lugar, si no aún más lejos. Así funciona esto, y nada peor para un novelista que las prisas. Veremos cómo cunde el 2016.
 
Por supuesto, La vida privada de Dios conserva la energía suficiente para continuar dando guerra durante el próximo año. En el 2015 vivimos la interesante experiencia de los clubes de lectura, aparte de las citas obligatorias del Día del Libro y las actividades del Aula de Escritores, así que seguiremos buscando nuevas maneras para convencer a los indecisos y a los adictos al bestsellerismo.
 
Ahora, una pausa para despedir el año. ¡Salud!