miércoles, 4 de diciembre de 2013

500

 


Con la última publicada (Titulación fatal, Versión definitiva), la semana pasada este blog alcanzó la cifra de 500 entradas.
La efeméride me viene al pelo, y no sólo para darme autobombo. Después de siete años pateando esta acera virtual, uno se da cuenta de que la actualidad es algo tan relativo como carente de rigor, y que algunos de los temas que en un momento dado te impulsan a ponerte frente al teclado están caducados antes de llegar a escribir el punto final.

A lo largo de estos años, la actualidad propiamente dicha (entendida en su concepto informativo, o periodístico, si queréis) ha dejado poco a poco de ser la materia prima principal de la bitácora, convirtiéndose ésta en algo más parecido a lo que se conoce (para bien y para mal) como un blog de autor (por favor, entiéndase la palabra “autor” como sinónimo de propietario, y no de artista, creador u otras grandilocuentes etiquetas).
Hay, sin embargo, otros contenidos que poseen la ventaja de la perdurabilidad. Todavía hoy me cruzo por ahí con gente que me dice recordar algo que leyó hace meses o incluso años en este blog. Por ello, de vez en cuando me permito la licencia de recuperar según qué temas o de repetir la publicación de determinadas entradas, bien porque algo las ha convertido de pronto en material vigente, o bien porque no soy ajeno a la circunstancia de que los lectores van y vienen, abandonan y se renuevan.

Sea como sea, y ante la imposibilidad de calcular la esperanza de vida de la criatura, me aferro de momento a su aparente buena salud y anuncio que, a partir de ahora, empieza la ruta hacia la entrada número mil…

Gracias a todos. Nos seguimos viendo en la acera.

10 comentarios:

Palimp dijo...

Pues muchas felicidades, oiga, y con ganas de leer las 500 entradas siguientes.

colifata por el mundo dijo...

¡Gracias a ti! Por hacernos reir, reflexionar e incluso escuchar música o ir al cine...y en algunos casos nos has hecho escribir.

Alberto NL dijo...

Feliz cumpleentradas !!! que cumplas muchas más y que nosotros podamos leerlas (me ha quedado muy de abuelo, no se que me pasa...)

Anónimo dijo...

Yo ya llevo unos añitos leyéndote aunque no tengo blog. A por esas 500 entradas más, felicidades !
T.M.

El último peatón dijo...

Zenkiu a todos. Seguiremos por aquí, dando la brasa...

C. Martín dijo...

Llego tarde, como a todo últimamente, pero no quiero dejar pasar esta quingentésima entrada sin celebrar que el peatón aún no se haya pasado al «bicing».
Y sí, he tenido que buscar quingentésimo y bien bonito que es, eh.

El último peatón dijo...

Gracias. Qué bien hablas desde que estás en la capital :)

Anónimo dijo...

Felicidades,me encanta pasarme por aqui, me haces reir, pensar, xq me lias y de aqui me voy a Buravia :))
Espero aguantes el tirón por lo menos hasta los 3000...

Franco Chiaravalloti dijo...

¡Gran maese! Felicidades por la creatividad, la constancia, el ímpetu, el savoir-faire, las palabras, la retórica, las metáforas, el saber, el sospechar, el escribir, el decir. Y esta extensa enumeración de alabanzas bien podría ser la traducción de alguna película que te homenajee en futuro, y que en idioma original podría llamarse "A cool hunter named García Martín" (porque será una producción de Hollywood, obviously).

¡Abrazos!
F.

El último peatón dijo...

Anónimo: no sé si eres lector o lectora, si te conozco personalmente o no... pero en todo caso, gracias por los paseos y los ánimos.

Franco: Gracias, maestro. ¡Y de aquí a Jolibuz!