miércoles, 18 de abril de 2012

Disculpas reales


Con idéntica expresividad a la que muestra en las monedas de un euro, el rey Juan Carlos aparecía hoy en televisión pidiendo disculpas. Sus palabras, más o menos literalmente, han sido: “Lo siento, me equivoqué y no volverá a pasar”.
Viendo y oyendo esto, no he pensado ni en la república ni en la monarquía ni en los elefantes ni en los accidentes de caza ni en los tiros en el pie ni en Marichalar ni en Urdangarín ni en la reina ecologista ni en los osos borrachos.

Lo que me ha venido a la mente es otro vídeo-disculpa prácticamente calcado, el que grabó el futbolista Pepe días después de pisarle la mano a Messi durante un partido de la máxima rivalidad. A Pepe parece que lo esté apuntando un pelotón de fusilamiento en vez una cámara, y su rostro, hierático y tenso, se parece mucho al que lucía el rey esta mañana. Sus palabras, lo mismo: una parrafada automática y desabrida, retórica sin alma, como alguien que lee un texto en un idioma que no entiende o que recita de pura memoria.



¿Son reales ambas disculpas? Por supuesto. Qué os pensáis. Una es real porque es del rey, y la otra, porque es del Real Madrid.


P.D. Ya puestos, propongo que este año el discurso de Navidad lo dé Mourinho. Diversión asegurada (lo siento, amigos culés, pero imaginar un discurso de Navidad de Guardiola me produce más sopor que pensar en la misa del gallo).

1 comentario:

issue dijo...

Esa disculpa me recordó cuando los niños te dicen"de verdad que no volverá a ocurrir..." y en cero coma te la están volviendo a liar.
Lo que esta claro es que el cámara lleva un prompter,porque el borbón si no lee, no sabe hablar...