sábado, 21 de mayo de 2011

Jornada de reflexión

Seguro que soy el único que lo piensa, pero, por si acaso, pregunto: ¿alguien se cree el cuento de la jornada de reflexión? ¿Alguien piensa que el simple hecho de que un partido se salte la norma y se publicite hoy, sólo hoy y nada más que hoy, va a cambiar algo en la intención de voto de alguna persona?
Lo que yo creo es que el 80% de los votantes sabe ya a quién va a votar, no sólo mañana, sino durante el resto de su vida. Igualmente, es de esperar que el 20% restante, ese que quizá va variando su opción de unas elecciones a otras, tenga ya suficientemente claro, a tan sólo 24 horas de los comicios, por quién se decantará esta vez.
Así pues, me da que la jornada de reflexión es en realidad un día de descanso que se conceden ellos, los candidatos, para coger aire y fuerzas después del palizón de la campaña, y en previsión del ajetreado día que les espera mañana. Sin embargo, se nos vende como si fuera un día para nosotros, los ciudadanos, los votantes potenciales, para que meditemos bien nuestra elección.
Si por mí fuera, les propondría a los partidos políticos un trueque: que organicen hoy todos los debates, manifestaciones y mítines que quieran si, a cambio, me prometen que no volverán a hacer propaganda hasta quince días antes de las próximas elecciones.

No hay comentarios: