domingo, 27 de febrero de 2011

Breve historia del orgullo

Por supuesto que soy feliz, Violeta, hija de puta, por qué te fuiste.

3 comentarios:

C. Martín dijo...

Me recuerda a un chiste de Quino que tengo guardado por ahí en no sé dónde y que he encontrado en la red http://bit.ly/hZSuJ2 , pero tu versión es mucho más contundente.

El último peatón dijo...

Si es que donde esté un "A la mierda" bien dicho, que se quiten los eufemismos. Ya lo decía Fernán-Gómez (¡un sabio!).

María dijo...

Así me gusta, llamando a las cosas por su nombre. ¡Muy gráfico!