lunes, 22 de marzo de 2010

El arte de insultar

Me divierte mucho un personaje que se ha inventado el cómico José Mota, y al que ha bautizado como “El cansino histórico”.
Se trata del típico pelmazo cazador de autógrafos, al que Mota va enmarcando en épocas distintas y lo enfrenta así a una celebridad diferente en cada ocasión. La gracia del gag (siempre el mismo, calcado) es que el presunto admirador pasa del amor al odio en cuestión de segundos, por la sencilla razón de que el famoso —inmune a la abrumadora campechanía de su fan— no acepta tomarse con él una cerveza.
Una vez estalla el conflicto, el cansino se despacha con una retahíla de insultos de la más variopinta retórica e intención, dando todo un ejemplo de amplitud de recursos a la hora de poner a parir al prójimo.
Me parece digno de alabanza este intento por rescatar y aun inventar un repertorio de exabruptos que vaya más allá de los gilipollas, maricón, hijoputa y cabrón, de los que no hay quien nos saque hoy en día. (Y no digamos ya si lo que nos toca oír son melindrosos vocablos del tipo gilipichis, jopelines, jopetas, y demás morralla eufemística.)
Confieso que gran parte de las peculiares imprecaciones del cansino me hacen reír porque ya las conocía, al ser originarias o cuanto menos comunes de los paisanos de mi tierra manchega.
Tomad nota: pregonao, mugroso, piojoso, liendroso, sarnoso, potroso, cierrabares, hartosopas, bailaferia, pisamosto, tripas de hule, zumallo, hocico pollo, cuerpo tordo, zamarro, revientabaúles, cabeza buque, tapón de alberca, pelo rancio, bigote zorra, perilla chivo…
Estos son algunos de los que recuerdo haberle oído al cansino histórico, y a ellos les sumo ahora otros tantos extraídos de mi memoria y de mi propia experiencia (más por haberlos recibido que por haberlos empleado): caganvilo, cheflique, mollejón, mofufo, bejín, abanto, avilanao, baruto, pringuezorra, mausino, mandilón, abutragao, chinchorrero, voltregas, bollullo, cabezapuerro…
Si le ponemos imaginación a esto del insulto, a lo mejor hasta duele menos. Nunca se sabe.
Hala. A la mierda.

10 comentarios:

T.M. dijo...

Mi abuela, que era de un pueblo de Jaén, más cerca de tierras Manchegas que Andaluzas, tenía uno para definir a un chico, de éstos que son poca cosa, lo llamaba "chirivaina". Qué bueno el Mota!!!
Saludos.

El último peatón dijo...

Pues en mi pueblo le añadían una sílaba más, y decían "chichirivaina", y también "chichiribaile".

Anónimo dijo...

jajaja esta muy bien XD

Anónimo dijo...

mi pueblo pertenece a un lugar de la mancha "Almaden" a la gente tacaña de mi pueblo se la llama MASTRABUJAS.

Anónimo dijo...

cansaliebres,mealumbres, pitasanta,bocatorno,panzagorda,panzabálago,fardaperniles,zancajo,zarajo, pellejo,pielgo,correicaga,asaltatrenes,esfaratacargas,esjarracolchas,calamandurrias,

Anónimo dijo...

Pinchahigos, brincacequias, cagatrancos, pellejobreva, asustaviejas, pillaliebres,purmonias, ojobrótola, burracansá.

Anónimo dijo...

Soy el mismo del pinchahigos... etc.
Pisamierdas, perromuerto, panzaburra, follabrencas, pijaseca, barrigatrapo, bocachocho, cuerpoescombro, cuerpotordo, chupabrencas. Es que donde yo me he criado había un gran nivel cultural.

El último peatón dijo...

¡Gracias por el repertorio!

Anónimo dijo...

Es un achaaa este xurumbel tene los mismos insultos k x mi zona jajajajaj parece mebtira k aki duelan estos insultos y x otros lados agan gracia jajaj un saludo desde ahigal (caceres) de " enrike karina"

Anónimo dijo...

Marsupial escurridizo, arrebaña escobillas, rascanalgas, cara culo mandril, perilla chivo, caga lindes