domingo, 15 de noviembre de 2009

Una incógnita sobre el culo

A la pregunta “¿En qué se fija primero cuando conoce a una mujer?”, la mayoría de los hombres responden: “En el culo”.
Esta respuesta suele ir debidamente subrayada con una sonrisa picaruela o con una carcajada jactanciosa y socarrona.
Hasta cierto punto es normal que nadie se atreva a decir los ojos o los labios, aunque fuese su opinión sincera, ya que en los tiempos que corren sonaría a argumento eufemístico, cuando no mojigato.
Nombrar las piernas tendría toda la lógica del mundo, si bien tal vez parecería una respuesta propia de otra época menos generosa en el aireo de las carnes y menos entregada al culto de lo explícito.
Asimismo, referirse a las tetas dejaría a cualquiera por un ordinario, ya que estaría rebasando el límite oficioso entre lo verde o picante (calificativos inocentes) y lo descaradamente pornográfico, ante lo cual todavía hay demasiada gente que se escandaliza.
Por supuesto que del coño —o la vulva, el chocho, el chichi, el chumino— mejor no hablar. Sólo un grosero crónico o acaso un mutante con visión de rayos X aludiría a dicha parte como la primera en la que fija la vista cuando mira a una mujer.
Que el culo sea el líder de este ranking peculiar no deja de sorprenderme. Para psicólogos y feministas supongo que el motivo sería evidente y estaría relacionado con su diagnóstico favorito: la inmadurez ancestral e incurable del género masculino (no en vano el culo es la parte de nuestro organismo que mejor concentra las dos cosas que más gracia les hacen a los niños y adolescentes: el sexo y la mierda).
Pero lo que a mí me extraña en realidad es que entendamos como normal que los ojos de un hombre viajen hacia el culo antes que hacia cualquier otro destino anatómico, cuando, que yo sepa, el 99% por ciento de las veces que conocemos a una mujer, ésta se encuentra DE FRENTE a nosotros.
Lo advierto para la próxima vez que os hagan una encuesta.

3 comentarios:

T.M. dijo...

Es verdad peatón, la mayoría de la veces la primera impresión viene de cara, así que es un topicazo lo del culo. Supongo que queda más de machito que decir en los ojos ó sonrisa, cuando en realidad es así. Después ya viene el repaso....pero lo primero son detalles de la cara y el pecho, por lógica.

El veí de dalt dijo...

Ah! ¿Pero tu vas de frente a las mujeres? Claro..., debes ser el 1% que no mira antes por detrás a la presa antes de decirles: "¿Tienes o no facebook?" Cándido...

El último peatón dijo...

T.M.: Tú, por si acaso, no te olvides el espejo retrovisor cuando salgas de casa, que el macho ibérico no descansa.

Veí: En una novela de John Updike el protagonista decía que "las mujeres parecen más jóvenes cuando las ves de espaldas". Estoy de acuerdo. Y ésta es solo una de las peligrosas "sorpresas" que te puedes encontrar si centras toda tu atención en el perfil trasero...

Por cierto, los que atacan por la retaguardia, en vez del Facebook, deberían preguntar por el Bottombook, ¿no?