lunes, 6 de abril de 2009

Prison Chévere

Vamos a imaginar que un guionista habitual de culebrones decide hacer un remake de algún clásico drama carcelario como La gran evasión, Cadena perpetua o Brubaker.
Pues bien, el engendro resultante estaría aún lejos del esperpento protagonizado hace apenas dos semanas por la venezolana Dayana Mendoza, actual Miss Universo.
Se ve que una organización denominada United Service Organizations (USO), y dedicada a ofrecer servicios de apoyo al ejército estadounidense, organizó una especie de visita turística a la prisión de Guantánamo para la mencionada Miss Universo y su colega de pasarelas Crystle Stewart, Miss Estados Unidos, para más datos.
Días después de la experiencia, Mendoza escribía en su blog cosas como éstas:

“¡Fue muuuy divertido!”

“Visitamos los campos de los detenidos y vimos las celdas, las duchas, cómo se entretienen con películas, clases de arte, libros. Fue todo muy interesante”.

“También conocimos a los perros militares, y nos hicieron una muy buena demostración de sus habilidades. Todos los chicos del Ejército fueron increíbles con nosotras”.

“No quería irme, fue un lugar tan relajante, tan tranquilo y hermoso”.

La USO, por su parte, anunció que Mendoza y Stewart habían sido enviadas a Guantánamo en una gira de entretenimiento para levantar los ánimos de la tropa (lo que no aclararon fue si el bajón anímico de los soldados provenía de practicar el ejercicio continuado de la tortura, o bien si sencillamente andaban los mozos con una calentura proporcional al “efecto invernadero” y necesitaban por tanto una suculenta ración de chicha que echarse a los ojos).
Visto lo visto, ¿qué será lo siguiente? ¿Las mandarán a Auschwitz diciéndoles que es un parque temático sobre las razas humanas?
No tengo nada en contra de los concursos de belleza, pese a que me parezcan una versión eufemística y casposa de las tradicionales ferias de ganado. Lo que parece mentira es que los jerifaltes del embrollo no hayan escarmentado todavía y sigan fomentando las terroríficas consecuencias que suele acarrear la temeraria costumbre de hacer hablar a una Miss (y que me perdonen las listas, que seguro que haberlas, haylas).
En fin. Ya que se trata de un certamen de belleza, estaría bien que la próxima vez se aplicaran el dicho ese de “calladita estás más guapa”.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

He sentido vergüenza ajena! por favor....vamos se me revuelve el estómago.
Si a estas chicas las quiere alguien de verdad, que las asesoren, que les digan que se callen y que se dediquen a instruirse un poquito.
Antonia.

C. Martín dijo...

A ver, que estas chicas han ganado un concurso de belleza, nada más y cuando ganan firman un contrato donde prácticamente ceden un año de sus vidas a a la organización que hace lo que quiere. Ella no puede elegir no ir, pero la organización debería saber a quién contrata y sus limitaciones.
Quicir, que independientemente de que la bellísima le interese culturizarse (de momento no le va mal sin ello), ella sólo es una empleada y va donde le mandan y luego cuenta lo que le parece: siempre se ha dicho que la ignorancia es atrevida.
Y eso sin entrar en discutir qué pinta una miss en Guantánamo, o en cualquier otro sitio que no sea haciendo anuncios de cosméticos o similares.
Que pases unos buenos días de descanso, Nacho.

El último peatón dijo...

Antonia: No te quepa duda de que quienes manejan el cotarro saben de sobra lo que ocurre y disfrutan poniendo a las chicas en evidencia. La crueldad humana no tiene límites...

Carmen: Lo mismo digo. Disfruta de las mini vacaciones (no te pregunto si harás algún viaje porque ya he visto que con ir a la terminal del aeropuerto ya te sientes feliz. ¡Eso sí que es una medida anti-crisis!).

Besos a las dos.

Poesía Intimista dijo...

Es que todo no se puede tener en esta vida...Lista y guapa!!Yo prefiero que me llamen lista que guapa, pues ya se sabe dónde se va la belleza con los años, a no ser, que te super operes de lo guay y seas más joven que tus hijas, ea.
Estoy en total acuerdo con Carmen, ellas firman y obedecen. Que más da dónde vayan, si total sólo explotan su belleza como ganado de feria. Quizá és que no sabía muy bien que és Guantánamo, no??

C. Martín dijo...

Oiga, menos cachondeíto..., que una en su humildad disfruta con todo lo que le venga y esto ha sido bienvenido y pagado.
Me marcho unos días a mi pueblo, a ver si sigue donde lo dejé :-P

El último peatón dijo...

Encarna: Tampoco te fíes mucho de quien te llame lista (sobre todo si es en el trabajo), porque a veces es una táctica sibilina para endosar marrones diversos...
De todas formas, el solo hecho de visitar este blog ya dice mucho de tu inteligencia.
Besos.

Carmen: Espero que haya suerte y que tu pueblo siga en el mismo sitio.
Pásalo bien.
Besos.