viernes, 1 de agosto de 2008

Esto no es serio, señoría

Se ve que a una cadena de televisión británica le ha dado por hacer un inventario de las leyes más absurdas de aquel país. La utilidad de esta ocurrencia aparentemente baladí es mayor de la que pueda parecer a simple vista.
Aunque la intención de quienes han elaborado la extravagante lista sea otra, yo diría que supone casi una denuncia en forma de chanza, una manera de reclamar al sistema jurídico un mayor pragmatismo con vistas a reducir la burocracia inútil y cambiarla por una más efectiva agilidad y una mayor capacidad de resolución.
Para que os hagáis una idea, he aquí algunas muestras de surrealismo leguleyo recién traído del Reino Unido.
Por ejemplo, les está prohibido a los parlamentarios morirse en su escaño (no digo yo que no hubiera alguno que terminara desarrollando tendencias suicidas a costa de tragarse tanta sesión pomposa, pero en fin). Asimismo, es ilegal ocupar un escaño en dicho Parlamento vestido con una armadura, por mucho que uno permanezca vivo dentro de ella.
Por otra parte, y para que nadie pueda acusar a la tradición anglosajona de apolillada o machista, la ley permite que una mujer embarazada pueda orinar en el casco de un policía, y sin necesidad de que éste le haya puesto una multa de aparcamiento.
Pegar un sello con la efigie del Rey bocabajo es considerado como un "acto de traición", y, según parece, todos los escoceses (incluido Sean Connery) están obligados a abrir su puerta a cualquier persona que afirme tener una necesidad urgente. Y la cosa no acaba ahí para los pobres habitantes de Escocia. Resulta que existe una disposición legal que permite matar a un escocés en los muros de la antigua ciudad de York si lleva arco y flechas. No parece muy probable en pleno siglo XXI, pero quién sabe.
El premio, sin duda alguna, se lo doy a la más extraña de las leyes británicas absurdas, aquélla que permite trabajar a una mujer con el pecho al descubierto si es una empleada de una tienda de peces tropicales en Liverpool (sí, sí, tranquilos; yo también he tenido que leerlo tres veces).
Visto lo anterior, aprovecho para solicitar desde aquí a nuestros ilustres magistrados la aplicación inmediata de las siguientes leyes absurdas (o no tanto):

1 - Prohibir los politonos con canciones caribeñas o sintonías de series de televisión en los teléfonos móviles.

2 - Obligar a los bares de copas y discotecas a habilitar un cuarto o retrete especial exclusivo para vomitar, e independiente por tanto de los baños tradicionales.

3 - Obligar a los bares de Barcelona a poner una tapa gratis con la cerveza y a servir ésta siempre fría.

4 - Multar con 50 euros a los cagaprisas que te obligan a apartarte a un lado para dejarles pasar en las escaleras mecánicas (si quieren subir andando, que vayan por las otras, que no se mueven y están precisamente para eso).

5 - Un mes de arresto domiciliario a quien presente evidencias olorosas de falta de higiene mientras viaja en el transporte público.

6 - Suspensión de la señal durante un mes a las cadenas de televisión que hagan intermedios en medio de una persecución o de una escena de sexo durante la emisión de una película.

7 - Un año de trabajo social obligatorio a quien me vuelva a enviar el e-mail con el chiste del Güigüichu la próxima Navidad.

8 - Prisión sin fianza para los publicistas que omitan los acentos en las mayúsculas y para todo aquel que se invente palabras terminadas en ing.

9 - Incluir entre los derechos del viajero del taxi la posibilidad de manejar el dial de la radio para no tener que escuchar necesariamente a Jiménez Losantos.

10 - Suspensión de empleo y sueldo para todos los periodistas que utilicen los términos “marco incomparable”, “vivienda digna”, “violencia de género”, “cese de hostilidades”, “amigo de sus amigos”, “qué rey más campechano” o “riguroso directo”.

Si se os ocurren más, éste es vuestro sitio. No os cortéis.




7 comentarios:

Cristina dijo...

Tb debería prohibirse decir "de aquí, de madrí" y " Globos de oro, la antesala de los OScars"

Amanda. dijo...

En realidad, la legislación anglosajona no se basa en un sistema codificado como el nuestro (código civil, código penal) sino en una recopilación de usos, costumbres, y leyes escritas en periodos y circunstancias diversas. ¡Vaya usted a saber lo importante que debió de ser en su época permitir a las mujeres embarazadas orinar en el casco del agente!
Lo que sí me ha parecido realmente interesante es tu propuesta. Así que me permito añadir:
- Multa inversamente proporcional a las fracciones de segundos que tarda un conductor en pitar al de delante cuando se ha puesto el semáforo en verde (cuanto menos tardes, más pagas) y,
- Condena de cinco semanas de trabajos en beneficio de la comunidad a aquellos entrevistadores de televisión que ante una desgracia ajena pregunten al afectado "y ¿tú qué sentiste en aquel momento?"

Neus dijo...

A la propuesta prohibitiva nº 10, ¿podemos añadir el veto al uso de "sinergía"? (por favor, por favor!). Felices vacaciones!

Las3Musas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Las3Musas dijo...

Yo estoy más a favor de premiar, la verdad. Por ejemplo "Premio al taxista de izquierdas"; "Premio al periodista que no use lugares comunes"; "Premio al informático que no resuelva todo apagando y encendiendo la máquina"; "Premio al cocinero televisivo cuyo interlocutror no sea 'usted, señora ama de casa' ", etc.

:))
bss ilegales
musa

letras de arena dijo...

Yo añadiría también como Musa algunos premios:
Plus de sueldo a los funcioarios que atendieran con amabilidad y eficacia a los pobres desgraciados que les consultamos alguna duda.
Paga extra a los médicos que sean humanos con los pacientes y los traten con cariño.
Premio a los comerciales de telefonía que no den el coñazo al ofrecer sus servicios.
Un abrazo sin prohibiciones

El último peatón dijo...

Tomo nota de vuestras sugerencias. Ya sabéis que aquí, al contrario de lo que dicen en las pelìculas, nada de lo que digáis será empleado en vuestra contra.

Besos justos para todas.