jueves, 13 de marzo de 2008

Problemas de agenda en el Calvario

Perdonadme si soy demasiado torpe para la aritmética y las cosas de los números en general, pero cuando llegan estas fechas siempre vuelve a mi pensamiento una intriga de esas que se te meten dentro y te agitan cual garrapata perruna.
Vamos a ver. Está suficientemente acordado que Jesús de Nazareth, Jesucristo, el Jesús de los cristianos, nació un 25 de diciembre, y por ese motivo la fiesta de Navidad se celebra invariablemente ese mismo día (por mucho que El Corte Inglés quiera adelantar la efeméride cada vez más), todos los años (desde hace dos mil siete, para ser exactos).
Bien. Punto uno aclarado.
Ahora vamos con la mosca cojonera de mis dudas. Se supone que a Jesús lo crucificaron también un día, más o menos treinta y tres años después del evento del portal de Belén. Pero un día, el que fuera. Algunos creen que después resucitó, pero independientemente de eso, la cuestión es que su muerte hubo de producirse una sola vez, y en un día concreto.
Bueno. Hasta ahí bien, ¿no?
Vale. Entonces, por favor, que alguien me aclare por qué la Semana Santa nunca cae en la misma fecha. Por qué unas veces es en marzo, otras en abril, otras a principios de mes, otras a mediados y otras a finales.
Si lo que se conmemora es el martirio, la muerte y la resurrección del susodicho, pues, del mismo modo que se hace con el nacimiento, digo yo que habrá también una fecha exacta para registrar el vía crucis, la pasión, los clavos de Cristo y el paquete completo de la liturgia pascual.
¿Por qué Jesucristo nace siempre el mismo día y sin embargo se va muriendo cada año según le viene en gana a no sé quién? Que me lo expliquen.
Fijaos que ni siquiera nos ponemos de acuerdo a la hora de conceder los días de vacaciones. En algunas comunidades se hace fiesta el jueves y en otras el lunes.
Y lo peor de todo es que la semana entera será todo lo sagrada que quiera la Iglesia, pero las vacaciones sólo duran cuatro días.
Un poco de seriedad, por favor.

2 comentarios:

satxoska dijo...

jeje, cierto, ya lo comentaste en el programa :D saludicos

Frida dijo...

Pues es verdad... En el colegio de monjas en el que estudié estas cosas las achacaban al calendario religioso: Hay Adviento, Cuaresma, etc... Pero, realmente, estas temporadas de la litúrgia deben durar siempre lo mismo ¿no? Pero, sin embargo, Carnaval, Semana Santa y la Pascua de Pentecostés cambian de día... Tendríamos que hablar con algún cura, pero ahora mismo no sé de ninguno. Hace tiempo que finiquité mis relaciones con ellos, así que no puedo ayudarte. Será una de esas preguntas que siempre has querido hacerle a alguien.