miércoles, 14 de noviembre de 2007

Si yo fuera...

Si yo fuera un tertuliano habitual de las vulgarmente conocidas como mesas de debate mediáticas, además de ostentar un rictus avinagrado y ulceroso de forma casi perpetua y de poseer una capacidad encomiable para estar en contra de lo que fuese siempre que hiciera falta, a estas horas de hoy tendría ya la lengua abrasada y herniada de tanto frote y verborrea en torno a las desavenencias conyugales de los señores de Marichalar.
Si yo fuera un contertulio especializado en materia política, hubiera sabido ensamblar a la perfección esta reciente noticia con los ecos aún candentes del rifirrafe diplomático que protagonizó el Rey junto a Zapatero y contra Hugo Chávez el pasado sábado, y con la excusa de la separación de los Duques de Lugo me habría explayado nuevamente en mis argumentos analíticos y didácticos acerca de la política exterior del Gobierno, y, en función de la línea editorial a la que estuviera adscrito, bien defendería una vez más la efectividad sensata del talante, o bien arremetería contra la pasividad eunuca de nuestro presidente (y si, más concretamente, fuera esa tertuliana iracunda y con perenne gesto de erupción hemorroidal aguda llamada Isabel San Sebastián, volvería a sacar a relucir eso de que la culpa de todo la tienen los amiguitos de ZP, el barbudo del chándal de Carrefour, el indígena de la chompa y toda esa chusma que nos manda a sus súbditos apestosos a quitarnos el trabajo y ensuciar nuestras calles… Da miedo, ¿verdad? Pues probad a ver u oír un coloquio en el que intervenga la mencionada señora. El muñeco diabólico es un Teletubby al lado de ella).
Si yo fuera un colaborador de la especie más altiva y selecta, y renegara por tanto de la etiqueta de simple tertuliano porque me gustara más ser tratado como “analista político”, despertaría a nuestra pobre opinión pública de su autocomplaciente letargo para revelar que, detrás de la confirmación de la separación de la infanta Elena y su marido, se esconde una hábil estrategia maquinada por el propio Rey Juan Carlos, cansado ya de que durante tres días seguidos no se hable de otra cosa que no sea su exabrupto (puede que ya exista un politono de móvil con el dichoso “¿Por qué no te callas?”; no lo descartéis), y para desviar por tanto el interés de los medios hacia otros pantanos informativos se le haya ocurrido ratificar de una vez por todas lo que, según parece, era ya vox populi.
Si yo fuera el típico invitado a las mesas de debate del corazón, quizá más livianas desde el punto de vista temático, pero aún más corrosivas, violentas y pretenciosas que las de sus colegas políticos, presumiría, para empezar, de que ya lo sabía todo desde antes de que naciera Froilán. Escribiría una lista que leería luego con tono repelente y marisabidillo, y la cual contendría todas las claves que hacían presagiar esta ruptura; también aprovecharía para fingirme escandalizado por el rumbo que está tomando esta monarquía de jipis y libertinos, con princesas divorciadas y casadas en segundas nupcias, y lo haría sin reparo ni rubor, del mismo modo que hasta ayer mismo, en esas mismas mesas de debate, se me habría caído la baba diciendo aquello de que nuestra Familia Real lleva a sus hijos al colegio, celebra las fiestas de su pueblo, compra en Zara o come gambas a la plancha como una familia normal, como una más, como si fueran los vecinos del cuarto segunda.
En fin, si yo fuera Aznar habría hecho exactamente lo mismo que ha hecho Aznar, o sea, llamar a Zapatero para darle las gracias, y si yo fuera Marichalar reservaría plaza para la próxima misión espacial a Marte, ya que es posible que sea el único lugar donde no hay corresponsales de Aquí hay tomate.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí, te confirmo que ya existen politonos de las palabras del Rey.
En periódicos (soporte de papel o electrónico) ya han aparecido viñetas y videos parodiando las susodichas.
Es más creo que pretenden incorporarlas en el anuncio de Freixenet, en el anuncio de la lotería de Navidad y como no, en el mensaje navideño de su Majestad.

Un saludo, peatones..