viernes, 30 de noviembre de 2007

Anatomía de un bolero


Ayer tuvimos una tarde gélida, típicamente prenavideña, con lo que no cabía mejor opción que la de refugiarse en un entorno acogedor, inspirador y calentito como el que nos proporcionaba el Bohemia Café & Barcelona.
Y así fue, tal como estaba programado, que celebramos una agradable charla o tertulia acerca de mi novela Bolero envenenado, con preguntas y opiniones para todos los gustos, con interesantes sugerencias y reflexiones, y, por encima de todo, con sentido del humor y predisposición al desenfado, que bastante fama de pelmazos tenemos ya los autores en general como para tirarse uno aquí el rollo en plan “departimos con enjundia y profundidad sobre las cuestiones esenciales de la existencia humana y otras elevadas premisas no aptas para iletrados”.
Nada de eso, os lo aseguro.
Por ello, mi comentario de hoy no podía tener otra intención que la de daros las gracias a todos los amigos que me acompañasteis ayer, y extenderlas asimismo a los que sé que hubierais estado de haber podido, y también a los que me habéis venido siguiendo en el resto de actividades, bolos, eventos y reuniones (lo que da de sí un libro).
Y para los que accedéis a este blog peatonal desde Madrid, os avanzo que el próximo 10 de enero presentaré Bolero envenenado en la capital castiza.
Os seguiré informando...

Parte del equipo "Champions League" de tertulianos, después de casi dos horas de palique

No hay comentarios: